Anaya Traicionó sus Propias Convicciones

Contra Peña, Meade, AMLO y parte del PAN: Anaya se arroja contra el mundo mientras pierde puntos

Si Ricardo Anaya Cortés estuviera en la escuela primaria, se sentaría mero adelante. Sería el mejor declamador. Sería el que platica con la maestra, siempre. Sería el que tiene menos amigos y que, cuando terminan las clases, se sale del salón por la ventana y se va corriendo a su casa.

En el peor momento de su campaña, cuando todas las encuestas indican que lleva un mes perdiendo puntos, el candidato panista se ha endurecido. Y su entorno, también, se ha endurecido contra él.

“[Anaya tiene] una historia de traiciones en el camino. Traicionó sus propias convicciones. Traicionado a todos”, dijo José Antonio Meade Kuribreña esta mañana, unas horas después del último debate presidencial que para muchos analistas podría definir el segundo lugar.

Andrés Manuel López Obrador no lo dice expresamente, pero es claro que el panista no es de su agrado. Anoche, cuando terminó el debate, a su izquierda tenía a Anaya. Prefirió darle toda la vuelta a la mesa por la derecha para evitarlo. Le dio la mano a Meade, a Jaime Rodríguez Calderón “El Bronco”. Saludó a los tres conductores y cuando tuvo que pasar junto al candidato del PAN, Movimiento Ciudadano y PRD, se fue de largo. Algo dijo, incomprensible. La cámara lo enfocaba de espaldas. No le dio la mano aunque hizo un gesto, quizás de cortesía, para despedirse de él.